viernes, 14 de octubre de 2011

Pasos para comentar un texto literario (1º Bachillerato)


COMENTARIO DE TEXTOS LITERARIOS. 1º Bachillerato.


       Hacer un comentario de un texto equivale a razonar verbalmente cómo hemos llegado a comprenderlo y a explicar por qué hemos comprendido lo que hemos comprendido y no otra cosa. Es decir, supone desarmar el tejido (texto deriva de texere> tejer) de las palabras y las frases para ver los hilos que las cosen por dentro y la función que le corresponde a cada pieza en el conjunto.
      
       Antes de nada hay que advertir que un comentario no es un inventario de elementos verbales (cuántos verbos, cuántas metáforas, cuántas oraciones…) ni una repetición elemental de lo que el texto dice mucho mejor. Se trata, por el contrario, de una explicación de la relación entre la forma y el contenido del texto, sin olvidar que ambos aspectos son inseparables, pues el contenido sólo existe a través de las formas verbales que los transmiten. Por lo tanto, el objetivo de un comentario es justificar razonadamente la manera en que los elementos del texto contribuyen a crear el sentido total del mismo. Quien comenta debe seleccionar tan sólo aquellos caracteres lingüísticos que considere más reveladores del significado y de la intención del autor.
  
       Por último, un comentario es también un ejercicio de redacción. La explicación debe seguir un orden en la exposición y ello implica que, antes de escribir, el comentador debe planificar qué quiere decir y cómo lo va a decir.

1. ETAPA PREVIA: COMPRENSIÓN DEL TEXTO. SOLUCIÓN DE DUDAS.

       Es preciso leer con rigor y profundidad el texto. Seguramente habremos de leerlo repetidas veces, no sólo antes de iniciar el comentario, sino en el  transcurso de él.

2. ETAPA EXTERNA.  APLICACIÓN DE CONOCIMIENTOS PREVIOS.
  
       Son datos que si los conocemos y los tenemos presentes, pueden ayudarnos a interpretar y comentar el texto.

     A.- Situación del texto en su marco histórico y literario y caracterización global. Posibles conocimientos previos del autor, título y fecha de composición.
     B.- Género literario y forma de expresión.

       Estos datos los podemos ir anotando en el mismo texto para hablar de ellos en la etapa correspondiente del comentario.

3. COMENTARIO DE TEXTO.
3.1.- Estructuración del texto:
3.3.1. Estructura externa: es determinar si el texto es completo o es un fragmento, si está escrito en prosa o verso, -si está escrito en verso podemos realizar el análisis métrico en este apartado o bien cuando se vea el aspecto fonológico-fonético en el análisis de la forma-, determinar el tipo de elocución o discurso del texto…
3.3.2. Estructura interna: se puede precisar respondiendo a la siguiente pregunta: ¿cómo están organizadas las ideas, los hechos que se cuentan, los asuntos de los que se tratan en un diálogo, los sentimientos que se transmiten... del texto?
Recomendaciones.
-Las partes en las que se pueda dividir un texto en un primer nivel serán necesariamente pocas: dos, tres, excepcionalmente cuatro.
-En el esquema, las ideas, los hechos contados, los sentimientos transmitidos han de estar enunciados de manera adecuada: con precisión, claridad y rigor, mediante una frase corta que recoja de manera completa lo fundamental de la información que el autor transmite. Podemos redactar ésta siguiendo el mismo esquema que utilizamos al enunciar el tema.
-En su elaboración, conviene tener en cuenta las divisiones que el autor ha establecido en el texto (párrafos, apartados…). No hay que olvidar que, en un texto bien construido, la estructura del significado y la estructura formal están íntimamente relacionadas.
-No siempre es aconsejable realizar una división en partes del texto, pues éste, a veces, se presenta como un todo unitario.
-Habitualmente la división del texto se realiza separando los diferentes aspectos del contenido; pero también se puede separar en partes desde un punto de vista formal, adoptando criterios tales como parte narrada, parte dialogada; parte en primera persona, parte en tercera persona; en una parte se utiliza un tiempo verbal, en la siguiente, otra.

3.2.- Formulación del tema o tesis.
La comprensión del texto implica haber percibido su unidad temática y la intención del autor. El tema incluye tanto AQUELLO DE LO QUE TRATA  el texto, como LA INTENCION y LA ACTITUD del autor.
-Consejos para la redacción de un tema:
- LA BREVEDAD: ha de ser una sola frase nominal que recoja la idea fundamental y la intención del autor.
- LA PRECISION: han de evitarse las formulaciones vagas o ambiguas que no dan idea de la especificidad del texto.
- LA GENERALIDAD: el tema es una ABSTRACCION que se realiza a partir de la información concreta que el texto pueda dar. Es recomendable recurrir a una frase nominal cuyo núcleo sea un sustantivo abstracto, precisado por los complementos que se consideren necesarios. S.N. [det.] + N.N. (Sust. abstracto) + Cualquier tipo de adyacente nominal

3.3.- RESUMEN DEL CONTENIDO.

       Se trata de responder a la pregunta ¿qué ocurre en el texto que comentamos? Para ello habrá que reducir los hechos a sus componentes básicos, eliminando lo circunstancial.        
       ¿Cómo se hace un buen resumen?
-El resumen sirve como ejercicio de comprobación que permite valorar en qué medida se ha comprendido el texto.
-Hay que entender bien el texto. Asegurarse de cuál es el tema o la idea principal que el emisor trata de comunicar. Por eso, se debe leer el texto las veces que sean necesarias hasta asegurarse de haberlo entendido. (Es conveniente subrayar en el texto las palabras importantes que recojan el tema principal. Al mismo tiempo se puede ir anotando en los márgenes cuál va siendo la idea desarrollada en cada párrafo).
-Se va a valorar si el resumen es una síntesis auténtica, destacando los aspectos importantes.
-Se puntuará positivamente si se recogen todas las acciones o las ideas importantes. Para ello es necesario diferenciar lo básico de lo accesorio.
-No hay que repetir literalmente oraciones del texto; se valora negativamente.
-En el resumen no se debe formular apreciaciones o valoraciones subjetivas sobre lo leído.
-No ocupará más de 10 líneas.
-En éste, como en cualquier otro ejercicio, hay que cuidar la presentación. Sobre todo debemos escribir claro, con una letra mediana y con los rasgos bien definidos. Hay que guardar los márgenes: superior (3 cm.), inferior (2 cm.), izquierdo (3 cm.) y derecho (1 cm.). No hay que olvidar la separación justa entre línea y línea. Cuantas menos tachaduras contenga el examen, mucho mejor.

3.4. - ANALISIS DE LA FORMA.

       El análisis formal trata aspectos lingüísticos que, con su aparición y repetición, caracterizan al texto literario objeto de comentario que no es sino el resultado de la disposición de materiales lingüísticos  a través de los niveles fónico, morfosintáctico y semántico.

   3.4.1.- Plano fónico-fonológico-prosodemático.
      
       Se trata de averiguar y explicar los rasgos expresivos que presenta el texto objeto de comentario en el plano fónico y prosodemático. Lo que interesa es descubrir la expresividad, significado y rendimiento estético de los recursos fónicos
       a.- Análisis métrico si es un poema.
       b.- Figuras retóricas basadas en el sonido: aliteración, onomatopeya, similicadencia, paronomasia…
       c.- Observar cuál es el tono predominante del texto: enunciativo, exclamativo, exhortativo,… También hay que analizar fenómenos relacionados con el tono, como es la presencia de vocativos, frases exclamativas, apelativos,…

   3.4.2.- Plano morfosintáctico.

a. Frecuencia de la aparición de sustantivos, adjetivos, verbos...
Quizá la clase de palabras que más rendimiento nos aporten a un comentario sean los adjetivos. Hay que valorar la presencia o ausencia de ellos. La falta de adjetivos supone concisión, sobriedad, objetividad, falta de valoración y rapidez de acción, según el tipo de texto o discurso. El adjetivo es uno de los mejores recursos embellecedores de la lengua literaria. También es preciso comprobar cuál es su posición con respecto al sustantivo y la clase: especificativos o explicativos.

       De los sustantivos hay que analizar también la  presencia y la frecuencia. Es importante observar qué tipos predominan: abstractos o concretos. Ver el papel que cumplen los diminutivos. Hay construcciones del tipo sustantivo + sustantivo que presentan una fuerte expresividad: "mañanas doncellas". Quizá los aumentativos y los despectivos tengan su importancia en el texto. Etc.

       Del verbo hemos de considerar, como en las anteriores palabras, su frecuencia de aparición. Además, hemos de juzgar cuál es el tiempo predominante en el texto, así como el modo. Este indica la posición que adopta el hablante. El indicativo es objetivo y denotativo frente al subjuntivo que es subjetivo y expresa deseo, dudas, temor y supone subjetividad del texto, dándole mayor carácter abstracto y de mentalización.

       b. Oraciones simples o complejas. ¿Cuáles dominan? Narración en estilo directo o indirecto para reproducir los diálogos de los personajes.
         
          c. Figuras retóricas basadas en este aspecto.
1.) Por adición de palabras: pleonasmo, sinonimia, epíteto.
2.) Por omisión de palabras: asíndeton.
3.) Por repetición de palabras: anáfora, polisíndeton, paralelismo, epanadiplosis, anadiplosis

d.) Cambio de orden en las palabras: hipérbaton.

    3.4.3.- Plano semántico.

a. Léxico y cuestiones con él relacionadas.
-Analizar la presencia de:
       Eufemismos: manifestación suave y decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante.
       Clichés (Lugar común, idea o expresión demasiado repetida o formularia) y frases proverbiales, modismos.
       "Verba omnibus" o palabras comodín: cosa, cacharro,… empobrecen el estilo. (estilo vulgar o coloquial).
-Presencia en el texto de arcaísmos (elementos lingüísticos cuya forma o significado, o ambos a la vez, resultan anticuados en relación con un momento determinado) y neologismos (vocablos, acepciones o giros nuevos en una lengua).
-Niveles del lenguaje: culto, coloquial y vulgar.
-Elementos emotivos y afectivos en el léxico del texto.
-Palabras clave que nos descubren las ideas recurrentes y obsesiones del escritor.

b. Polisemia. Valores contextuales. Connotación.
En el significado de la palabra en el texto se combinan el valor semántico en la lengua (convencional) y los valores contextuales. Frente el normal carácter denotativo del lenguaje habitual y de comunicación, el literario se caracteriza por la connotación, por los significados segundos; será necesario comentar esos valores o significados.

       Habrá que averiguar la polisemia general del texto (valores connotativos) y la presencia concreta de términos polisémicos (un significante con varios significados) que pueden ser de extraordinaria artificiosidad y rendimiento estético.

 c. Sinonimia. Campos semánticos y conceptuales.

       Nos interesa precisar en el comentario si el autor utiliza voluntariamente la sinonimia con intenciones literarias, para enumerar e intensificar, precisar y matizar un concepto.

       El campo semántico estará formado por el conjunto de significados emparentados por una base significativa común; las relaciones entre los elementos originan bloques conceptuales.

d. Cambios semánticos. Tropos.

Sinécdoque. Metonimia. Imagen. Metáfora. Alegoría. Parábola. Símbolo.

f. Figuras retóricas.

       -Descriptivas: prosopografía, etopeya, retrato, topografía.
       -Patéticas: exclamación, interrogación retórica, apóstrofe, hipérbole, lítote,  prosopopeya.
       -Lógicas: sentencia, símil, antítesis, paradoja.
       -Oblicuas: perífrasis, eufemismos, ironía (se da a entender lo contrario de lo que se dice o se admita como verdad una proposición falsa con fines de burla). Cuando se hace mordaz, cruel o hiriente recibe el nombre de sarcasmo).

3.5.- ANÁLISIS DEL CONTENIDO.

       Análisis de algún aspecto relevante del contenido.

       En este apartado debemos comprobar si los aspectos teóricos-literarios referidos al autor, a la obra, a la época y al movimiento literario en el que se entroncan se pueden comprobar en el texto que comentamos.

       Desde el punto de vista histórico cultural podemos comprobar aspectos como: intención del autor; su visión del mundo; intención del texto; cultura de la época; lo político; lo religioso y lo moral; ética social; sociedad y clases sociales; economía; costumbres sociales de la época en la que se escribió el texto; etc.
      
       Desde el punto de vista crítico-literario hay que tener en cuenta el género del texto.

Por último, hay una serie de cuestiones que deben tenerse en cuenta al comentar un texto, sea cual sea su género: mitos, tópicos, fuentes, influencias, convencionalismos críticos-estilísticos de la época.

En definitiva, se trata de poner a prueba los conocimientos literarios que hemos aprendido previamente para comprobar si somos capaces de reconocerlos en un texto. No obstante, podemos también comentar más personalmente algún contenido o idea del texto que nos haya llamado la atención. 


3.6. CONCLUSIONES.

       Se trata aquí de hacer un resumen muy breve de cuanto hemos dicho. EL resumen debe contener una síntesis de los caracteres más sobresalientes del texto tal y como se deducen del análisis realizado.

3.7. OPINIÓN PERSONAL.

       La valoración crítica consiste en exponer nuestra opinión personal sobre lo que dice el texto; relacionarlo, si es posible, con otros textos que traten el mismo tema, o con la personalidad del autor si los conocemos, destacar la posible vigencia de las ideas expuestas, etc. No debemos proyectar nuestras creencias culturales y sociales en textos de otra época.

      
4. OBSERVACIONES.

-Los aspectos que no sean relevantes no deben ser tenidos en cuenta a la hora de realizar el comentario de un texto concreto. Debemos centrarnos sólo en aquellos que nos resulten más significativos.

-Todas las afirmaciones que se hagan a lo largo del comentario han de ser justificadas con datos del texto. Es conveniente, además, que cada vez que cites una frase o palabra del texto escribas la línea o el verso en el que se encuentra. Para ello debes numerar cada una de las líneas o versos del texto objeto de comentario.

-Conviene presentar el comentario como una redacción unitaria. No debe plantearse, por lo tanto, de forma que aparente ser un formulario de preguntas y respuestas.

-En éste, como en todos los trabajos, se debe cuidar la presentación y la expresión.

                                                                             



         
           

           








































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada